Kiwi

KIWI






El kiwi proviene de la actinidia, una planta trepadora muy conocida en China desde hace muchos siglos. En 1904, Isabel Fraser introdujo semillas de Actinidia deliciosa en Nueva Zelanda. Así fue como se comenzó a cultivar esta fruta en suelo neozelandés.

Para cultivar un buen kiwi se necesitan muchos conocimientos y experiencia, además de una buena dosis de paciencia. Durante los últimos cien años, han ido apareciendo diferentes variedades por todo el mundo, gracias a la aplicación de un proceso exhaustivo de fertilización cruzada y selección. En 1928, el científico horticultor Hayward Wright desarrolló la variedad Hayward, un kiwi verde, grande, de sabor delicioso y con un tiempo de conservación prolongado. El kiwi Zespri Green es su descendiente más conocido.

Existen otras variedades de kiwi verde, como las Bruno, Abbott y Monty, de forma alargada. En China, el Qin-Mei es el kiwi más conocido, mientras que en Japón la estrella es el Koryoku. Cada variedad tiene sus propias características, que se adaptan de forma natural al suelo y a las condiciones meteorológicas locales. Estas variedades tienen una comercialización limitada y de carácter local, por lo que no se encuentran fácilmente en las tiendas. Por el contrario, el trabajo de selección intensivo que han llevado a cabo Zespri Kiwifruit y su partner Plant & Food ha dado como resultado el kiwi amarillo SunGold, de la especie Actinidia chinensis, disponible en fruterías, mercados y supermercados en determinadas épocas del año.

 

landscape.jpg