recetas

Entrantes

Vichyssoise con kiwi

Esta es nuestra versión de la clásica receta francesa para una sopa fría de puerro y patata que resulta sabrosa, cremosa y deliciosa y que además cuenta con un toque exótico gracias a la aportación dulce y jugosa del kiwi Zespri SunGold.

 

Receta rica en fibra con un alto contenido en vitamina C. Una buena fuente de potasio y fuente natural de folato. 

Raciones 4
Cocinado en 50 min.
Dificultad
Receta apropiada para
Vegetariano
Valor nutricional por ración
Calorías1869%
Grasa16.36g23%
Saturadas2.5g13%
Proteína4.8g10%
H.carbono23.7g8%
Azúcar7.7g9%
Fibra5.2g17%
Folato115μg29%
Potasio775mg28%
Vitamina C81.44mg109%
Referencia nutricional por adulto
Ingredientes Método

Ingredientes

  • 4 puerros de tamaño medio
  • 1 patata grande (de unos 500 g)
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 4 hojas de cebollino y unas hojas de perejil, picados finos
  • 2 kiwis Zespri SunGold
  • 20 g de pan de espelta integral
  • sal
  • pimienta

Método

  1. Pela y trocea la patata en dados. Retira el extremo verde duro de los puerros y corta la parte blanca en rodajas finas, para después aclararlas con agua en un colador.
  2. Calienta la mantequilla y el aceite en una cazuela grande y saltea los puerros picados durante 10 minutos a fuego lento, removiendo con frecuencia.
  3. A continuación, añade las patatas y 800 ml de agua. Lleva el agua a ebullición, baja el fuego, cubre y deja que se cocine a fuego lento durante 20 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.
  4. Retira del fuego, tritura y sazona con sal y pimienta.
  5. Pela los kiwis Zespri y córtalos en dados pequeños. Combina el cebollino y el perejil picados con una pizca de sal. Sirve la vichyssoise fría, con la salsa y el pan cortado en trocitos.

Artículos relacionados

Leer más
— 07/08/2018

Por qué el kiwi es una excelente elección para el embarazo

No siempre es fácil aguantar el calor cuando las temperaturas empiezan a subir, sobre todo si estás embarazada. Las temperaturas elevadas y la humedad pueden hacer que los días de verano sean incómodos, creando un charco de sudor a partir de momentos mágicos derretidos.