recetas

Platos principales

Carpaccio de buey con chutney de kiwi Zespri SunGold

Raciones 4
Cocinado en 3 horas y 20 minutos min.
Dificultad
Ingredientes Método

Ingredientes

  • 300 g de solomillo de buey
  • 30 g de parmesano Reggiano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas
  • Brotes de sisho verde y morado

Chutney:

  • 150 g de kiwis Zespri SunGold pelados
  • 50 g de chalotas peladas
  • 20 g de aceite de oliva virgen extra
  • 3 g de jengibre fresco rallado
  • 30 g de azúcar
  • 15 g de vinagre de manzana
  • Sal
  • Pimienta

Método

  1. Con antelación, envolver el solomillo dentro de un amplio trozo de papel film, presiona los bordes sobrantes del papel y gira hacia delante tensionando el paquete y dando forma de caramelo gigante. Observar que la carne se presiona y se comprime hasta formar un rulo de tamaño y forma homogénea. Congelar antes de manipular.
  2. Mientas tanto, dentro de un amplio cazo, calentar a fuego bajo el aceite  de oliva para elaborar el chutney. Picar muy menudas las chalotas peladas y añadir al cazo. Cocinar a fuego bajo hasta que se doren.
  3. Añadir el jengibre y los kiwis Zespri SunGold en trozos grandes, junto con el azúcar. Cocinar hasta conseguir una compota firme y evitando que se queme en el fondo del cazo. Es el momento de agregar el vinagre y salpimentar, dejar cocer un minuto y apagar. Dejar enfriar a temperatura ambiente.
  4. Unos 20 minutos antes de terminar el plato, sacar el solomillo fuera del congelador. Retirar el papel film y laminar finamente con ayuda de un buen cuchillo afilado.
  5. Disponer la carne sobre un amplio plato plano, desmenuzar sobre ella el queso parmesano con ayuda de un pelador de fruta, obteniendo finas lascas (si se desean más menudas, desmenuzarlas con los dedos de las manos). Salpimentar la superficie, añadir puntos de chutney con ayuda de una cucharilla de café y terminar el plato decorando con hojas de sisho.

 

Notas:

Es aconsejable realizar el carpaccio con la zona central del solomillo por el tamaño de la loncha de carne que obtendremos. Limpia muy bien la carne de grasa y resto de material adherido como membranas o nervios, ya que nos puede afear y obtener un bocado desagradable.

Con 3 horas de antelación para congelar bastaría para poder cortar la carne con la finura que necesitamos, así la ejecución del corte sería más estable y más fácil de llevar a cabo.

Si quieres poner un toque picante a nuestro chutney para que sea más que interesante, introduce un trozo de guindilla fresca al gusto durante el pochado de la chalota.

Se puede ahorrar tiempo comprando carpaccios de ternera ya laminados en muchos supermercados y centra tus esfuerzos en hacer un buen chutney de kiwi Zespri SunGold.