recetas

Postres

Buñuelos de viento rellenos de crema de kiwi Zespri SunGold

Raciones 4
Cocinado en 1 hora + frío min.
Dificultad
Ingredientes Método

Ingredientes

Buñuelos:

  • 100 g de agua
  • 50 g de leche
  • 15 g de azúcar blanca
  • 1 pellizco de sal
  • 20 g de mantequilla
  • 10 g de agua de azahar
  • Ralladura de ½ limón
  • 100 g de harina fina
  • 5 g de bicarbonato sódico
  • 1 huevo

Relleno:

  • 500 g de kiwis Zespri SunGold pelados
  • 120 g de azúcar
  • Azúcar glacé para decorar (opcional)
  • Aceite de oliva

Método

  1. Lo primero será meter en un cazo, los kiwis Zespri SunGold pelados y troceados junto con el azúcar. Cocinar a fuego bajo durante 30 minutos, evitando que se peguen al fondo del recipiente. Triturar y dejar enfriar en la nevera una vez temple. Reservar dentro de una manga pastelera con su boquilla incluida.
  2. En un recipiente aparte, mezclar la harina, el bicarbonato, un pellizco de sal y la ralladura de limón.
  3. Por otro lado, calentar a fuego bajo los líquidos junto a la mantequilla y el azúcar, hasta que ésta se disuelva. Agregar la harina, subir el fuego levemente y, con una cuchara de madera, remover hasta conseguir una masa homogénea que se despegue fácilmente de las paredes del cazo. Dejar templar y añadir el huevo. Batir enérgicamente hasta incorporar el huevo a la masa.
  4. Calentar abundante aceite de oliva, en una amplia sartén profunda. Con ayuda de unas cucharillas, coger porciones de masa cruda y depositarlas en el aceite caliente, una a una pero sin demora, hasta llenar la superficie.
  5. Girarlas suavemente para dorarlas homogéneamente e ir colocándolas sobre papel absorbente para retirar el exceso de grasa adherida durante la fritura.
  6. Con ayuda de unas tijeras, practicar un leve corte a cada buñuelo y rellenar con la manga pastelera de crema de kiwi Zespri SunGold.
  7. Espolvorear con azúcar glacé si se desea.

 

Notas:

No freír los buñuelos en aceite frío, ya que absorberían demasiado líquido durante la fritura, o excesivamente caliente, porque se harían por fuera pero no por dentro. Este es el verdadero arte de la receta.